Aprender a estudiar

La mayoría de personas hemos atravesado la primaria, la secundaria o hemos hecho cursos donde hemos tenido que estudiar y aprender nuevos conocimientos. Pero, ¿en qué momento nos han enseñado a aprender a estudiar? Al parecer, este proceso ha sucedido sin que hayamos prestado mucha atención. Mediante la observación, la experimentación, el ensayo-error y la repetición hemos podido llegar hasta donde estamos.

Sin embargo, la realidad es que muchas personas necesitan de un poco más que eso para poder aprender y darle un uso correcto al conocimiento que han ido adquiriendo. Por este motivo, aprender a estudiar es algo más importante de lo que parece, ya que al dejarlo a “la intuición”, nos exponemos a confusiones y a jornadas de estudio poco productivas.

¿Quieres saber cómo aprender a estudiar de una manera efectiva? Aquí te dejemos algunos consejos que te ayudarán:

Hazte una visión general del tema para aprender a estudiar

Abordar un tema extenso puede ser abrumador, así que lo mejor que puedes hacer es intentar hacerte una visión general del tema para que puedas empezar a estudiarlo sin tanta ansiedad. Para hacer esto debes empezar analizando el título y haciéndote preguntas como: ¿Qué aspectos conozco sobre este tema?, ¿Cuáles son sus características más resaltantes?, ¿Qué aspecto nuevo puedo aprender al respecto?

De esta forma empezaras a crear enlaces entre el tema y lo que ya conoces lo cual te facilitaran adentrarte en el tema.

aprender a estudiar

El entorno que te rodea a la hora de empezar a estudiar es importante

¿Te imaginas estudiando en una cafetería, rodeado de ruido y de movimiento? ¿o en una habitación caótica rodeado de objetos que te puedan distraer? Ese tipo de ambientes pueden convertir tu jornada de estudios en un plan imposible. Por eso te recomendamos estudiar en un lugar tranquilo y relajante que te permita alcanzar el máximo de concentración.

Descansa antes de estudiar y mantén tu mente fresca

Si crees que vas a poder sacarle provecho a una jornada de estudios luego de haberte trasnochado o cuando estás cansado de haber trabajo, pues te equivocas. Si tus niveles de energía se encuentran bajos, es imposible que logres concentrarte completamente y mucho menos podrás retener o procesar la información.

Si eres un estudiante que trabaja y sueles estudiar luego de llegar del trabajo, ten presente que tal vez te resulte mejor irte a descansar y luego pararte temprano a estudiar con la mente fresca.

Dedica al menos 1 hora al día para repasar los temas estudiados

La constancia es un de las claves del éxito. Es por eso que te recomendamos repasar los contenidos que has estudiado al menos 1 hora todos los días. De esta manera, cuando llegue la hora de presentar un examen, te darás cuenta de que no te hará falta estudiar tanto, ya que habrás repasado el contenido de manera constante a lo largo de los días y la mayor parte del contenido ya estará grabado en tu mente.

Ten presente que dejarle las cosas al azar en lo que se refiere a los estudios, pocas veces trae buenos resultados y que tener una técnica que te permita estudiar facilitara tu proceso de aprendizaje y eliminara la mayor parte de la ansiedad que acompaña a los estudiantes.

Toma aire y relájate antes de empezar a descubrir de qué manera aprender a estudiar de una manera sencilla y que puedas poner en práctica para conseguir resultados.

!Manos a la obra!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies